¿Cuánto tiempo durara esta pesadilla de pandemia? Realmente no lo sabemos, y aunque las noticias sobre las diferentes vacunas y el comienzo de las vacunaciones han dado alas a las Bolsas mundiales, también es cierto que tenemos que estar preparados para un tiempo de restricciones y cambios económicos que afectaran a todos los sectores.

El sector inmobiliario no es inmune a estos cambios y la intranquilidad en el sector es manifiesta, porque lo más seguro es que el modelo cambie y el dinero es de todo menos valiente. Control de alquileres, prohibición de desahucios, mayor presión fiscal, cambios en la política gubernamental de vivienda…. noticias que en absoluto tranquilizan al sector, ya de por sí asustado.

No es la primera vez que existe un caso como este, históricamente estas “pestes” han sido cíclicas. La primera pandemia que conocemos es la “peste de Justiniano” y que se produjo en los últimos años de gobierno del emperador, y fue el principio del fin del imperio romano y con ello el mundo antiguo, surgiendo una nueva era La Edad Media.

Ocho siglos después, en 1346 la misma enfermedad estaba de vuelta, “peste negra” que se llevó por delante la época de Europa más oscura -la Edad Media- para iniciarse otra: El Renacimiento. Otra pandemia surge virulentamente la mal llamada “Gripe Española” (vino de EEUU) en 1918, mató a millones de personas en todo el mundo, y coincidiendo con la terminación de la Guerra Mundial, llegaron “los felices años 20” que terminaron de forma traumática con “la Gran Depresión”.

Los primeros efectos de la pandemia del COVID-19 ya los estamos viviendo en el sector inmobiliario: los grandes inversores extranjeros han desparecido aunque volverán cuando aparezcan las gangas, que llegarán.

Es de suponer que los sectores logísticos, locales, industrial y residencial será de nuevo lo más demandado, porque el comercio electrónico que ya se ha impuesto necesitara de plataformas logísticas más pequeñas y céntricas para reducir costos de entrega, así como es de suponer y sería de desear que la industria tomara protagonismo y no se dependiera tanto de importaciones de otros países.

Los alquileres con bajadas de rentas hasta el 50% dejan de ser atractivos y la inseguridad jurídica de las nuevas medidas no aporta tranquilidad.

En el sector residencial se están produciendo cambios, los pisos que se demandan tienen que tener terraza, ser exteriores, tener más metros y este cambio va en detrimento de los pisos del centro de las grandes ciudades y de los pisos interiores que se quedan relegados al olvido. El teletrabajo ha tenido mucho que ver, porque ya no se necesita la cercanía al centro de trabajo.

También hay que reseñar que se está produciendo un cambio de población, la generación del baby boom se jubila y los millenials ocupan ya los nuevos puestos de trabajo, con ideas de la vida bien distintas. Consumen, pero de forma diferente y ello influye en el tipo de vivienda que busca, que ha de ser sostenible, eficiente e inteligente.

¿Se verá alterado el modelo de urbanización del planeta? Es posible. El panorama mundial ha cambiado y los países asiáticos resurgen con fuerza, si Europa sigue perdiendo capacidad industrial y cede la tecnológica ¿qué nos quedará?

Bajadas de precio en España

¿Y en España? con una baja demografía, dependiendo de la emigración, y un sector turístico poco fiable, si algo parecido se produjera en un futuro nuestro modelo se tambalea peligrosamente.

Lo cierto es que a partir de septiembre en España las propuestas de bajada por los compradores se sitúan en el 25% de media y sigue cuesta abajo, además de que las entidades financieras están en “momento conservador” y crecen sus exigencias a la hora de conceder crédito.

Por eso, estimado vendedor, si quieres vender, vende ya, no te posiciones esperando a que aparezca ese comprador dispuesto a pagar lo que sea, porque no va a llegar, y si no tienes prisa no lo quemes en el mercado, porque a los pocos días nadie vera tu inmueble.

Ponle un precio justo y adecuado a las exigencias del mercado actual. Acude a un profesional y déjate aconsejar, no escuches a los aficionados que te cuentan lo que no es cierto, solo para satisfacer su ego (amigos, familiares y conocidos que nunca comprarían en el precio que a ti te aconsejan) o para intentar beneficiarse de su ratio frente a sus “jefes” (comerciales noveles o sin escrúpulos que finalmente te presionaran a la bajada o en el peor de los casos nunca te lo venderán).

Los buenos profesionales te dirán la verdad, aunque a veces no te guste lo que escuchas, y sobre todo sabrán como y donde deben poner la fuerza para que sea tu inmueble el que se venda y no el del vecino.

Cuando estés planteándote vender o alquilar tu propiedad, piensa en Comprarcasa Apimonteleon Agentes de la Propiedad Inmobiliaria. Somos profesionales con más de 25 años de experiencia. www.apimonteleon.com, 91 445 02 79.