Quiere poner su casa a la venta pero se resiste a abandonarla? La razón le dice que necesita cambiarse de casa pero se resiste a aceptar el precio del mercado actual? Esta es una situación que se repite muchas veces en nuestra Agencia Apimonteleon.

Una persona ha decidido vender su vivienda, dice que lo tiene decidido pero es cierto? NO, en muchos casos. Conversando con el propietario descubres que hay tantas emociones en lo que le supone vender, que él mismo de forma inconsciente está poniendo impedimentos para que esto se produzca.

Excusas como:

  • “En realidad es mi familia quien quiere que nos cambiemos, yo estoy muy a gusto donde estoy”
  • “Pero que barbaridad, para venderlo en ese precio me quedo donde estoy”
  • “Mi casa lo tiene todo, y si me cambio tiene que ser mucho mejor y más barato de lo que yo vendo” (es decir yo vendo caro pero compro barato)

El filósofo Platón opinaba que la conducta humana se asemejaba a un carro tirado por dos caballos: Razón y Emoción, ambos son importantes pero ninguna ha de primar sobre el otro. A este tipo de cliente Apimonteleon le ofrece la solución más lógica y si aun así decide no trabajar con nosotros aunque le parece razonable lo que le exponemos, le guste el servicio que le damos y reconozca que obtendremos resultados. Por qué?

Sencillamente porque no estamos contándole lo que quiere escuchar, le estamos exponiendo una realidad y esa realidad no le gusta, pero hay que ser honesto y a pesar de saber que finalmente no nos elegirá a nosotros es preferible perder momentáneamente un cliente que no contarle la verdad o prestarle un servicio que no se traducirá en resultados.

Y digo momentáneamente, porque muchos de ellos después de meses y meses con el cartel colgado del balcón, que ven como pasados los primeros días ya no les llama nadie y nadie se interesa en visitar su vivienda, con el consiguiente desgaste del propietario y del inmueble vuelven al menos ya con la intención de escucharnos, retomamos entonces la tarea y empezamos de cero, pero en ese receso casi siempre se ha perdido “un tiempo precioso”, a veces incluso se ha podido obtener menos precio del que se habría obtenido si se hubiera empezado antes.

Por todo ello es importante seguir alguna de las reglas básicas para que esto no nos ocurra:

  • Si quieres o necesitas dinero, piensa en términos monetarios y de mercado.- Olvídate de esos sentimientos que te paralizan, claro que esa casa no solo es una casa, hasido tu hogar con infinidad de buenos momentos vividos y eso no hay dinero que lo pague, pero eso no te va a ayudar. Solo vendes la casa, tus recuerdos se van contigo.
  • Ten claro lo que necesitas.- Haz números no siempre es posible vender, sobre todo en el caso en que aun tengas hipoteca y el precio no alcance para cancelarla.
  • El precio lo marca el mercado, lo que un comprador está dispuesto a pagar.- Las mejoras, reformas, el cariño y el dinero que has invertido en ella, el comprador no lo va a apreciar, este tiene en cuenta si la vivienda cumple con sus necesidades y su presupuesto y las va a comparar con casas también nuevas, reformadas, a reformar, etc.
  • Vendes tu casa para comprarte otra? Quieres conseguir más de lo que actualmente vale en el mercado?- Haz números realistas, si lo que quieres es otra más grande, seguramente necesitaras ahorros para poder comprarla, pues el valor de la tuya seguramente será inferior a la que compres o tal vez quieras una más pequeña, pero no pretendas que te llegue para comprar dos viviendas más, la que necesitas y la que solucionara tu jubilación, aunque el mercado ha bajado y compraras mejor, hay que ser realista.
  • Valora si puedes esperar, los precios no van a volver a ser los de la burbuja y para cuando te decidas seguramente tu vivienda ya valdrá menos.
  • El vecino o el portero no es un tasador ni un experto -mientras estos te cuentan lo bien que conocen ellos lo que sevende y no, no son ellos los que están vendiendo ni te la van a comprar y mientras tú, sigues sin fijar el precio correcto y el tiempo y las posibilidades se agotan.

Y finalmente si decides venderla hazla atractiva, que permanezca limpia y ordenada, elimina las cosas averiadas, o reconoce las que no vas a reparar y no vas a cambiar, haz espacio y deja ver las posibilidades que tiene tu vivienda, si puedes guarda objetos personales, cuanto más neutra se presente mejor la imaginaran los compradores como su posible vivienda.

Y por supuesto reúne toda la documentación y asegúrate de que todo está en regla, y si no cuéntaselo a tu Agente, él te ayudará a solventar cualquier dificultad.

Apimonteleon así lo hace con sus clientes, ayudarte y dar servicio es nuestro fuerte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies