Este año que termina nos lleva a preguntarnos qué sucederá con los precios de los inmuebles en el año 2020 que comenzará en unos días. Las noticias no son muy halagüeñas y la confianza de los consumidores empieza a descender, confianza que es vital para la buena salud del sector inmobiliario.

Todo apunta a una nueva etapa en la que los precios se moderarán. Hace ya meses, aún en el 2019, que el número de ventas de inmuebles ha bajado con respecto a años anteriores y que el precio de la vivienda se está estancando, sobre todo en vivienda nueva, aunque todavía ni promotores ni vendedores de segunda mano lo acepten.

Hay miedo a una nueva crisis y los consumidores reaccionan a esto con la sensación de que la vivienda deja de ser una inversión segura porque está puede bajar de precio, lo cual tiene como consecuencia que vender ahora sea más difícil.

Pero ¿estamos realmente entrando en una nueva crisis? Hay opiniones para todos los gustos.

Hay quien sostiene que el mercado inmobiliario está entrando en una crisis obvia y quien sostiene que aún tiene recorrido y que el precio de la vivienda que ya ha superado los máximos del 2007 en muchas zonas todavía puede encarecerse más porque aun no ha tocado techo, y que una frenada en el alquiler (los precios se han puesto por las nubes) podría ayudar a favorecer este recorrido al alza.

Si observamos el mercado del alquiler, vemos que está llegando a su límite y que los precios han subido tanto que muchas personas no pueden permitírselo y prefieren comprar aprovechando el bajo tipo de interés, que hace comparar la cuota que se pagaría de hipoteca frente a la renta de alquiler, de modo que saldría más barato comprar que alquilar.

Pero si el precio de la vivienda sigue subiendo ¿cuánto tiempo más duraría la buena salud del sector?

Parece que en lo que si están de acuerdo todos los analistas es que a largo plazo una tendencia alcista no se podría mantener, ya que el incremento no es equiparable a la subida de los salarios y por tanto cada vez representa un mayor sacrificio económico para el comprador.

Lo que está pasando y en mi opinión ocurrirá en este 2020 es una desaceleración del mercado. Puede que el precio de la vivienda se incremente algo más, pero no en toda España por igual, ni en todas las zonas y desde luego NO al ritmo que ha crecido en estos últimos años.

La demanda ha bajado y los precios de venta empiezan a estancarse, pero mientras los tipos de interés sigan siendo atractivos y los alquileres se mantengan en los precios actuales la venta continuará como una buena opción de inversión.

Otra cosa es poder asegurar cuánto tiempo durara esta situación, lo cual me parece bastante arriesgado, tanto como intentar predecir las emociones, pues los factores que influyen en este sector son muchos: políticos, económicos, etc… pero sobre todo son los consumidores los que marcarán el ciclo y de ellos dependerá entrar antes o después en una fase de desaceleración o de crisis.

Lo que es una certeza es que estamos en una etapa de moderación de los precios y que ello marcará la diferencia entre los pisos que se vendan y los que no se consigan vender porque su precio esté fuera de mercado.

Cuando estés planteándote vender o alquilar tu propiedad, piensa en Comprarcasa Apimonteleon Agentes de la Propiedad Inmobiliaria. Somos profesionales con más de 25 años de experiencia. www.apimonteleon.com, 91 445 02 79.