¿Pongo mi propiedad en alquiler vacacional o a largo plazo? Esta pregunta está en el candelero en este momento, y no son pocos los que se plantean qué es mejor, y qué les va a producir más rentabilidad.

Si nos fijamos solo en los ingresos, puede parecer que el vacacional es más rentable, pero no es así como se debe de hacer el estudio financiero. Lo que realmente da la vuelta a la tortilla son los gastos ocasionados por el alquiler vacacional y el gran desgaste que sufre el inmueble.

El alquiler vacacional conlleva unos gastos tanto de gestión, como de limpieza y mantenimiento muy altos, que unidos a los días en los que no está ocupado el inmueble, hacen que al final del año las cuentas no salgan tan claras:

Pensemos en que cada vez que entra y sale un huésped, hay que quedar con él para darle y recoger las llaves, estar disponible para solucionar los problemas que surjan durante la estancia con carácter de urgencia, limpiar el inmueble, pintarlo mucho más a menudo, y reponer todos los utensilios, electrodomésticos., etc , ya que tiene un gran trasiego que equivale a un desgaste mucho mayor, así como a que distintas manos inexpertas usen las cosas con el consiguiente deterioro.

Pero no todo queda ahí, ya que nos falta computar los beneficios fiscales del alquiler de vivienda habitual:

Los caseros que alquilan sus pisos a largo plazo pueden reducirse un 60% sobre el rendimiento neto positivo del alquiler en su declaración de la renta. Eso es algo que no pueden hacer los caseros que reciben sus ingresos por alquiler vacacional, que deben imputar todos los ingresos como rendimiento, y tributar por ellos.

Después de todo esto haz de nuevo tus números, y verás que te compensa más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies