En la revista Traveler hacen un divertido y clarificador listado de gin-tonics absurdos del recientemente extinto 2013. En palabras de ellos “el año que el gin-tonic se nos fue de las manos”

1) El gin-tonic sin alcohol con polvo de oro. Sin alcohol -ajá- y con polvo de oro. Brilli brilli para la copa definitiva de Paulina Rubio.

2) Mermelada de gintonic. O Gelée de Gin-Tonic, que queda como más así. “Ideal para acompañar aperitivos fríos de marisco” dicen en la etiqueta. O en la tostada con el café, qué narices.

3) Gintonic con violetas, jazmín, hibisco, orquídeas, narcisos y pétalos de rosa. O la erección definitiva de Oscar Wilde.

4) Gintonic con canela, enebro, clavo, cardamomo, pimienta, azafrán, tomillo y romero. O la pesadilla de Jiro Ono.

5) Gintonic con espárragos, guisantes, puerro y remolacha. Rodrigo, picarón, que sabemos que te gusta.

6) Tea Tonic. “A medio camino entre la infusión y el gin-tonic”. A medio camino entre la carcajada y las vías del tren, añado.

7) Gin Afternoon Tea. “El gin-tonic que se sirve en taza de té”. Y cuando parecía que no podíamos caer más bajo… una tetera, amigos.

8) Turrón de gintonic. Os juro que existe. Ya no es suficiente con la eterna -dificilísima- duda entre turrón duro o blando. Ahora es duro, blando o gin-tonic.

9) Gintonic con caviar, esencia de aroma de Kobe a la brasa y copa con incrustaciones de Harry Winston. Tú, joven y pizpireta lectora fan de Ryan Gosling y Beyoncé, crees que nunca-jamás-en-ningún-caso caerías en las redes de un tipo como Flavio Briatore. “No eres de esas” y tal. Pues espera a que te plante un gin-tonic de caviar en la barra de su Billonaire Club de Cerdeña. Espera, espera.

10) Tableta de chocolate con leche y gintonic. Chocolate, leche, gin-tonic. En una tableta. Una tableta de chocolate. Imaginad el brainstorming de esa creación. En serio, pensadlo.

11) El gintonic molecular. Las esferificaciones llegan a nuestro viejo y cansado combinado con esta gelatina de ginebra y esferificación de tónica. Un gin-tonic en un bocado. Adiós, croqueta. Hola, gin-tonic.

12) Zamburiñas sobre GinTonic picante. Me estalla la cabeza. He encontrado este combinado en un restaurante de Puerto de Sagunto. Rafa Mora y Labrador son de Puerto de Sagunto.

13) Gin-tonic con aceite de oliva. Que dice el barman de turno que “el aceite de oliva le aportaría textura además de dar al combinado un extra de propiedades nutritivas”. Pero todo tiene un límite, amigos trendsetters. ¡El aceite de oliva ni tocarlo!

14) Macaron de gintonic. El gin-tonic cuqui, el gin tonic que bebería Amélie si Amélie bebiese gin-tonics (¿qué beberá Amelie? ¿Nubes?). Un “macaron relleno de ganache de ginebra y mermelada de pepino”, tan bonito…

15) Cupcake de gin tonic. El gin-tonic hipster. O qué pasa, ¿que las Malenis no tienen derecho a cascarse un gin-tonic entre tanto zurcir calcetines de colores y dibujar con tiza frases inspiracionales? “La vida es maravillosa y todo va a salir bien y te quiero forever” y esta peña con barba lo sabe.

16) Preservativos con sabor a gintonic. Vale, no existen. Sí que existen unos condones con sabor a cuba libre de la mano de una firma de moda italiana (hola, Oliviero Toscani) y yo me pregunto… ¿a qué esperais, Durex?

17) El gintonic del Congreso de los Diputados. A 3 pavos que les sale el cubata de Larios a sus señorías. Ahora entendemos muchas cosas.

18) Gintonic en el plato. Que es un platazo de Pedro Subijana en Akelarre (gelatina de ginebra con salsa de bayas de enebro y quenelle de helado de limón) y probablemente fue Pedro quien abrió la veda de los postres con nuestro amado combinado, pero…

19) Buñuelo de gintonic. Buñuelo. De. Gin. Tonic.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies