Eres vendedor o comprador y encargas un servicio a un Agente inmobiliario… ¿a qué se dedica cuando tú no lo ves? ¿se gana los honorarios que cobra? Te enumeramos una lista de cosas que hace y que, más allá de la información que te proporciona a lo largo del encargo, no ves.

  • Atiende todas las llamadas y proporciona una información veraz y completa de tu inmueble. Sabe además convertir esas llamadas en visitas, evitando las innecesarias, porque califica al potencial comprador.
  • Está siempre disponible y no regatea horas de trabajo, esté o no dentro de su jornada laboral.
  • Se pasa muchas horas en contacto con otros Agentes Inmobiliarios para que estos conozcan su propiedad o bien para encontrar el inmueble que el comprador le ha encargado buscar.
  • Patea las calles en busca de potenciales vendedores, para conocer en cada momento qué está a la venta y qué no.
  • Revisa constantemente los listados de propiedades compartidas para no perderse ninguna.
  • Analiza el mercado y es el primero en saber las fluctuaciones de los precios, con lo cual es el más experto en valorar un inmueble.
  • Distingue a la perfección los inmuebles que están en precio de los que están fuera de rango y, por supuesto, detecta rápidamente las informaciones erróneas o engañosas.
  • Inspecciona los inmuebles y revisa lo que se ve y lo que no se ve, como la ITE de edificios, su situación jurídica, etc
  • Gasta su dinero en marketing, publicidad, vídeos, campañas, reportajes fotográficos, carteles… sin recibir ni un solo euro hasta que no se remata satisfactoriamente la operación.
  • Mejora y decora las viviendas (Home staging) para presentarlas

Realiza cursos formativos

Tiene que tener conocimientos de áreas como fiscalidad, jurídico, marketing, mejora de imagen de la propiedades, fotografía y vídeo, negociación y técnicas de venta, para lo que es necesario realizar constantemente cursos formativos. También acude a convenciones y ferias inmobiliarias para aprender de otros profesionales y mejorar sus servicios.

Ayuda con la financiación

Aparte de asistencia a los compradores para obtener las mejores hipotecas posibles u obtener esa hipoteca que pensaba que no podían obtener, está listos para resolver cualquier duda sobre financiación. Sabe mejor que nadie cuánto cuesta arreglar ese “pequeño desperfecto” que menciona el anuncio en el que estás interesado o puede decirte cuánto va a costarte realmente la reforma que quieres hacer.

Verifica todo el proceso

Uno de los principales beneficios de contactar con una agente inmobiliario es la seguridad jurídica que proporciona. Es conocedor de todo el proceso de compra venta y tiene obligación de verificar que se cumpla legalmente (tanto por tus intereses como por los suyos). No todas las ventas se realizan con facilidad y a veces surgen dificultades. Un agente actuará de escudo. Arregla asuntos de los que muchas veces compradores o vendedores no son conscientes.

Mantiene la calma

Un buen agente no solo se encarga de ayudarte a comprar o vender tu casa, también trata de que el proceso sea para ti lo menos estresante posible. Puede que no lleve mucho tiempo aportar soluciones a problemas de los clientes relacionados con lo emocional (a veces sí), pero desgasta mentalmente.

…y todo esto es gratis, al menos hasta que tengan resultados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies