Parece obvio y, sin embargo, casi nunca dedicamos unos minutos de reflexión a la hora de buscar una vivienda en alquiler. Te recomendamos que, antes de iniciar tu búsqueda, dediques 15 minutos a responder de manera concisa a estas 4 preguntas: 1. ¿Qué buscas? 2. ¿Dónde lo buscas? 3. ¿Qué te puedes permitir? 4. ¿Con quién quieres buscar?

Si estas pensando en cambiar o buscar una vivienda en alquiler, lo primero que tienes que hacer es pensar en las CARACTERÍSTICAS que debe reunir tu vivienda. Es decir, qué tamaño mínimo, cuantas habitaciones… y cualquier otro requisito que te resulte imprescindibles a la hora de tomar una decisión (ascensor, terraza, garaje, piscina, calefacción, aire acondicionado, con muebles…).

Plantéate las ZONAS en las que quieres o estás dispuesto a vivir. Pensar en Madrid no es suficientemente concreto y para acotar áreas debes valorar aspectos como tu lugar de trabajo, tus preferencias de ocio, dónde vive tu familia… Todo ellos te influirán, en mayor o menor media, a la hora de ir concretando las áreas.

La reflexión acerca de la ubicación te conducirá inevitablemente a los PRECIOS ya que cada zona tiene los suyos. Echa un vistazo a los precios de tus zonas preferentes y empieza a definir el tope máximo que estarías dispuesto a invertir en tu vivienda. Es absurdo gastar tu tiempo en visitar pisos de 1.000 € si solo estas dispuesto a pagar una mensualidad de 700 €. Nuestro consejo en este tema es la flexibilidad: procura encontrar el perfecto equilibrio entre precio-zona-calidad, y no te preocupes si tu presupuesto es ajustado porque lo puedes compensar con los otros dos aspectos.

Y, respecto a la última pregunta, la BÚSQUEDA, ésta puedes hacer la solo o a través de un agente de la propiedad inmobiliaria (API), como APImonteleon.

  • Si optas por un profesional, la principal ventaja es que esta persona trabajará para ti, ayudándote a responder a todas estas preguntas y guiarte sobre aquello que te plantea dudas.
  • La segunda ventaja es que el agente hará una pre selección por ti en función de tus necesidades y preferencias y te enseñará solamente aquellas viviendas que se ajustan a lo que quieres ahorrándote pérdidas de tiempo innecesarias.
  • En tercer lugar, y especialmente importante, pondrá su experiencia y conocimiento a tu servicio en los aspectos más difíciles como pueden ser: la negociación con el propietario ( es decir, una posible revisión del precio, la determinación de la fecha de entrada en vigor, negociación de la fianza, fijación de garantías…); o la revisión de todo el papeleo que inevitablemente genera un contrato de alquiler, asegurándose, por ejemplo, de que el contrato no incluye clausulas abusivas o incluso ilegales.
  • Nuestra intermediación también te garantizará una relación contractual propietario-inquilino justa, así como la devolución de la reserva en el caso de que a última hora el propietario se eche para atrás y no te acepte como inquilino (¡no siempre ocurre, pero a veces sucede!).

La principal desventaja respecto a hacerlo por ti mismo es que el profesional cobra pero sus honorarios están sobradamente compensados por el servicio que presta ya que, cuantificado en tiempo y seguridad, es mucho más lo que ganas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies