Lamentablemente nos está tocando vivir un momento de un abuso total por parte de la administración Pública, probablemente porque están azuzados por la crisis, y necesitan dinero.
Esta situación se traduce en que desde hace ya más de dos años, y en la práctica totalidad de las compraventas que se realizan, una vez pagados los impuestos correspondientes, en viviendas de segunda mano en Madrid el 7% del impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), Hacienda de la Comunidad de Madrid manda al administrado una liquidación complementaria, basándose en unos valores que están muy por encima del valor real de compra actual de mercado.
Se da la paradoja de que la Administración casi siempre va por detrás de la realidad del mercado, y los inmuebles se están vendiendo bastante por debajo del valor mínimo que la Administración estima, ya que las revisiones que hace no se corresponden con la realidad.
Por si esto no fuera suficiente, la administración envía también una propuesta de valoración, efectuada por ellos, con unas tasaciones que dejan mucho que desear: errores en los datos, como los metros cuadrados, la situación del inmueble, si es exterior o interior, sin aplicar los coeficientes tanto de antigüedad como de situación, etc, etc.
Como la mayoría de los administrados no son técnicos ni tasadores, habitualmente pagan lo que se les exige, sin ser conscientes de los errores que contienen estas tasaciones , que en cuanto las revisa alguien entendido puede darse cuenta de que están muy mal hechas, aunque por supuesto siempre favoreciendo a la administración.
¿Qué puede hacer entonces el comprador?
Nuestra sugerencia es que acuda a un profesional del sector inmobiliario, con toda la documentación de la compraventa (copia simple del título de propiedad, copia del impuesto abonado) y con la propuesta de liquidación que le ha enviado la administración para que se le pueda valorar los posibles errores, así como los pasos a seguir, que resumidamente serían los siguientes:
1º.- Presentar un escrito con las alegaciones pertinentes a la liquidación propuesta: por errores en la misma, ya sea de datos como de cualquier otra índole.
2º.- Esperar a la contestación y de no haberse subsanado, presentar un recurso, reservándose siempre la opción de aportar una tasación pericial contradictoria.
No debemos dejar que la administración abuse de su potestad de cobrar impuestos, y debemos procurar que estos sean justos o al menos ajustados a lo que dice la ley, por lo tanto os sugerimos que no os conforméis, y que si os quieren cobrar algo indebido, protestéis con todos los medios al alcance del ciudadano, ya que sólo así conseguiremos tener una Administración más justa y humana.

Por María I. Matas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies