Lamentablemente están proliferando los fraudes y extorsiones en viviendas, cuyas víctimas son principalmente extranjeros y personas mayores. La picaresca va más rápido que los consejos, aunque indudablemente hay algunas prácticas que ya van siendo conocidas.

Una de las más habituales es que se persona un operario, a veces incluso con algún tipo de identificación, que dice ser de la compañía del gas ó de la casa de la caldera, y que viene a hacernos la revisión obligatoria anual. Puesto que sabemos que debemos pasarla, nos fiamos y dejamos entrar a una persona que no es ni de la compañía con la que tenemos contratado el
servicio de mantenimiento, ni de la casa de la caldera, que manipula el aparato, el contador o la instalación, sin realmente hacer nada, y que cuando termina nos exige el pago del servicio.

Suelen ir a las zonas donde tienen conocimiento de que se están pasando las revisiones en las fincas y siempre van acompañados de papeles, listados, facturas, etcétera para que creamos que son de la compañía y los dejemos entrar a hacer las comprobaciones mientras se pasean por toda la casa mirando los posibles objetos de valor con la excusa de examinar también los radiadores.

precauciones

En algunas ocasiones nos piden una joya de oro con la excusa de comprobar que estas no se pongan negras al ponerlas junto a los radiadores y detectar posibles escapes de gas; por lo general actúan solos y prefieren victimas como mujeres solas o personas mayores.

Para evitarlo debemos llamar siempre a nuestra compañía y cerciorarnos de que están prestando este servicio, verificando cuando vendrá el técnico competente. También es recomendable no hacer nunca el pago en efectivo, ni con tarjeta de crédito. Lo recomendable es que nos lo carguen en nuestra cuenta bancaria, que si tenemos contratado el mantenimiento ya la tiene compañía, y si no lo tenemos contratado, nos da además la posibilidad de devolver el cargo si éste fuera indebido.

Es recomendable también, que la lectura de los contadores de suministros que se encuentren dentro de la vivienda, la tomemos nosotros mismos y lo comuniquemos a la compañía suministradora bien por teléfono, internet o anotándola en los listados que suelen poner en el portal los días previos a que pase el operario a hacer la lectura.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies