Cada vivienda es un mundo, todas son diferentes su localización, su conservación, su antigüedad, sus características, por eso el mercado de inmuebles es tan complejo, no es un móvil, una camisa o un coche. En la venta de una vivienda entran en juego muchas variables y por ello el margen de error es mayor. Depende de la situación del mercado en el momento, de la situación financiera, de la regulación actual, y de las circunstancias personales de cada persona: motivos de venta familiares, de trabajo, económicos….

Por eso si eres propietario y estás intentando vender tu propiedad y no lo consigues, a lo mejor no lo estás haciendo bien y estás cometiendo errores.

Estos errores no los comete una Agencia con experiencia porque es su trabajo, porque esta al día de todas las regulaciones, de la situación del mercado al minuto, y porque sabe cómo plantear la venta a los potenciales compradores.

Estos son los errores más comunes que se cometen y que una Agencia responsable te resuelve:

1. Equivocar el precio

Hay 3 maneras ortodoxas de valorar un piso:

A. Conociendo el precio aproximado en el que se han concretado las ventas de viviendas parecidas a la tuya en la zona o un área similar en los últimos 3 meses. Esto requiere un exhaustivo estudio de mercado, y una base de datos fiables para acertar con el precio correcto a los que no tiene acceso el particular.

B. Haciendo un comparativo de 6 departamentos parecidos al tuyo actualmente en venta en la zona, siempre homogeneizando la muestra y todavía ajustando su valor promedio a la baja.

C. Calculando el precio según el método del PER (precio por acción/beneficio por acción).

Si lo has calculado de cualquier otra manera, es muy probable que no lo hayas hecho correctamente, por lo tanto, podrán ocurrir tres cosas: tu piso estará barato (y perderás dinero), estará caro (y perderás dinero), o estará a precio, pero sin conocer por qué (quizás por un golpe de suerte diste con la cifra correcta).

2. Comunicar mal el mensaje

¿Te imaginas una vidriera con unos zapatos de 400 Euros retro iluminados con una bombilla de 60, su precio escrito a mano con bolígrafo azul y un cartel que dice “Botas de marca”?

El 90% de los anuncios de casas son así: fotos infames, mala calidad, información imprecisa o equivoca y textos mal redactados o con errores ortográficos. Cualquier propiedad publicitada con al menos 15 fotos profesionales, vídeo, planos del lugar, información completa y veraz, y textos que expliciten con claridad los beneficios de la vivienda, tendrá una enorme ventaja competitiva respecto a una vivienda anunciada de forma “convencional”. Esto lo hace un buen Agente.

3. No preparar tu propiedad

Un interesado en comprar una casa necesita poder interiorizar la sensación de que ese lugar es suyo. Necesita verse y hallarse en él, sentirse a gusto imaginándose que ya vive allí, y para ello tu colaboración es imprescindible. Los dibujos de tus hijos pegados en la nevera, tu diploma universitario colgado sobre tu escritorio en tu despacho, la colección de dedales de porcelana o el almohadón en el que duerme tu perro son obstáculos que impiden que el comprador “se vea” como parte del lugar y que, por lo tanto, realice una oferta.

Un buen Agente te explica y te ayuda a preparar tu casa para la venta.

4. Utilizar pocos canales de comunicación

Si tu anuncio es malo, desprolijo, poco claro o inconsecuente, cuanto más lo comuniques, más hundirás a tu propiedad y a ti mismo.

Si quieres aumentar la probabilidad de vender tu casa, debes asegurarte de que quien lo busque lo encuentre fácilmente. Anunciarlo en los principales portales inmobiliarios de tu ciudad y de tu país (porque nunca sabes quién podría estar interesado en comprar), también en algunos portales extranjeros, si ves que en tu zona comienza a haber considerable demanda extranjera; anunciarlo en las diversas redes sociales, y enviarlo por mail a aquellos contactos que puedan estar interesados o que lo vayan a reenviar a quien pueda estarlo (o si sabes que son gente con buenas conexiones). Esto lo hace un buen Agente.

5. Atender mal al cliente

  • No contestas todas las llamadas y todos los correos siempre y en menos de 24 horas.
  • No describes con honestidad y precisión los pros y contras de la vivienda antes de aceptar visitas.
  • No propicias las visitas durante las mejores horas del día.
  • No haces un seguimiento post-visita para conocer las segundas impresiones de tus clientes y sus motivos para no ofertar sobre tu vivienda.
  • No compruebas quien entra en tu casa, puede ser cualquiera, incluso gente que no vaya con buenas intenciones.

En fin, hay muchísimas más razones para no conseguir vender una propiedad, pero si desde el vamos no cumples con estas cinco premisas mencionadas, vas por mal camino. Todavía estás a tiempo de rectificarte, así que tómate el tiempo de virar el curso y corregir los errores o planteate la posibilidad de contratar a una Agencia con experiencia, ella te resolverá el problema.

 

PORQUE PARA OFRECER EL MEJOR SERVICIO ES NECESARIA LA MEJOR CAPACITACIÓN
AGENTES DE LA PROPIEDAD INMOBILIARIA (API), ÚNICO TÍTULO OFICIAL Y REGULADO A NIVEL NACIONAL EN EL SECTOR INMOBILIARIO
PERITOS JUDICIALES INMOBILIARIOS: CUALIFICADOS PARA DARLE APOYO Y ASISTENCIA EN JUICIO
GARANTÍA: DISPONEMOS DE SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL HASTA 850.000€
EXPERIENCIA: SOMOS VETERANOS VENDIENDO DESDE 1992 OFRECIENDO LA MÁXIMA CALIDAD DE SERVICIO
TÚ INMUEBLE NUESTRO COMPROMISO
TU ÉXITO NUESTRO OBJETIVO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies