Recientemente en nuestro Blog nos escribía una persona contándonos que había hecho una reserva de un piso a una inmobiliaria, condicionado a la consecución de la financiación por parte de ésta.

Esto que a priori parce una ventaja para el comprador, se ha convertido en una trampa muy costosa y de la que resultará difícil salir al comprador, debido a que no habían puesto condiciones a la financiación.

Resulta que la inmobiliaria, al no conseguir un préstamo hipotecario suficiente para la compra, no sabemos si porque la tasación era menor, o por qué motivo, recurrió en nombre del cliente a suscribir dos préstamos personales, con intereses leoninos, para cubrir el importe de la compra, y quieren obligar al comprador a seguir con el contrato, o perder la reserva.

Esto que obviamente es un abuso que raya la ilegalidad, podría haberse salvado con el asesoramiento del comprador por un profesional que de verdad lo sea, y no por un intermediario sin escrúpulos.

Por favor, siempre que contratemos cualquier servicio, da igual si es médico, mecánico, fontanero o inmobiliario, debemos cerciorarnos de que estamos tratando con un profesional de verdad, buscar referencias y si es posible que pertenezca a una patronal o Colegio profesional que lo respalde, sí evitaremos abusos de este tipo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies