Como vecina del barrio, me acerco la semana pasada a la farmacia y, mientras espero mi turno, es inevitable escuchar una conversación de una clienta de la tercera edad con la farmacéutica, a la que lógicamente conoce del barrio de toda la vida; yo, como clienta a la que le toca esperar y ser paciente, y como Asesora Inmobiliaria a la que lógicamente le interesan los asuntos inmobiliarios del barrio, analizo el siguiente comentario:

– Señora: “Estoy muy contenta, por que como la gente se ha vuelto loca en este barrio, y está tan de moda, he vendido mi casa en mas de 500.000 € y en solo una semana” .

– Farmacéutica:  “¿ah Si….? Pues sería un buen piso….no???”.

– Señora: “Bueno, es un piso de 150 m2 , sin ascensor,  que ya me costaba a mi subir cada día más. Estábamos pagando una derrama altísima porque en estas casa viejas siempre sale algo nuevo, y ya me tocaba haberle hecho una reforma porque no tiene calefacción y las ventanas y las puertas están fatal”.

– Farmacéutica: ¿Y qué vas a hacer ahora?

– Señora: pues con el dinero que he sacado, ¡ irme al pueblo y vivir como una reina!

Conclusión: Estamos todos preocupados por la subida de precios de venta en el barrio, pero resulta que no hay mal que por bien no venga, porque hay gente que ha decidido que es un momento muy bueno para vender a unos precios increíbles, y que los que quieran vivir aquí que lo paguen si pueden, y ellos prefieren coger el dinero e irse a vivir a otro sitio, ya sea al pueblo o a otro barrio en las afueras, en los que por muy poco pueden tener una casa mucho mejor y encima les sobra dinero, así que resulta que no es tan tremendo lo que está pasando y hay quien hace caja y se va tan contento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies