La historia de La Fragua de Sebín es una historia sentimental; la de dos hermanos que dejan sus respectivos trabajos para ayudar a su padre que con casi 60 años va a quedarse sin trabajo. Este fuerte espíritu familiar lo han trasladado tanto a la carta como al trato que dispensan a sus clientes.

Un carta con más de 30 referencias de cocina tradicional con “toques diferentes” como así lo define Toñín, uno de los dos hermanos que regenta este restaurante de nivel medio-alto en el corazón del barrio del Malasaña. La innovación está en los nombres de los platos, a veces rebuscados, y en la presentación, moderna y cuidada. Algunos les tachan de modernos pero, en esencia, cada plato es una acertada mezcla entre calidad y tradición.

Su especialidad son las carnes nacionales rojas de 1ª calidad: entrecot de buey, solomillos de ciervo, zancarrón de ternera o rabo de toro deshuesado relleno de butifarra blanca catalana. Para los menos carnívoros, bacalao y, a partir de aquí, alardeando de no tabúes en la cocina, ofrecen a su fiel clientela una variada carta de platos internacionales: sashimi de atún rojo, rissoto italiano, fajitas mexicanas, empanadillas chinas de carne… además de, durante los fines de semana, “sugerencias de temporada”. Merece la pena conocer La Fragua en estos días de primavera-verano y saborear el exquisito atún de la Almadraba, cuya veda acaba de abrirse, o unas setas de primavera, que podemos degustar gracias a las lluvias del mes de abril.

Además de la selectiva carta gastronómica y de vinos, los clientes van a recibir en La Fragua un trato educadamente natural. Una actitud que sabiamente los fundadores han trasladado a su equipo. “El secreto de la hostelería – nos dice el menor de los hermanos- está, primero, en dar de comer bien al cliente y, segundo, en darle un trato igual al que te gustaría recibir a ti”. Me lo comenta con una música de fondo apenas perceptible que ameniza el local y que sólo aprecio al repasar la grabación de esta entrevista pero que seguramente algo tiene que ver con ese clima de armonía que se respira en el local y en su personal y del que seguramente algo se contagian los clientes que les visitan.

Si con todo esto que les cuento, aún tienen dudas acerca de conocer La Fragua, les invito a visitar la parte del bar. Además de una zona de restaurante con cabida para 80 comensales, con varios reservados, La Fragua dispone de una zona de terraza-bar en el callejón peatonal de la calle Ruiz esquina con Divino Pastor. Un escaparate privilegiado que permite disfrutar en primera línea del ir y venir de viandantes que entran y salen de la famosa plaza del Dos de Mayo, escenario de la heroica resistencia del pueblo de Madrid contra la invasión francesa y arteria principal del barrio de Malasaña.

Un barrio que el dueño de La Fragua conoce desde hace años, testigo por tanto de la evolución que a lo largo de las tres últimas décadas ha experimentado, y que le recuerda al Soho londinense. Acaso por el toque vintage de las pequeñas tiendas que se van abriendo en los locales, desde hace años abandonados, pero que a día de hoy son el motor y resurgir de un barrio con tradición de acoger en sus calles la diversidad de las tribus urbanas que de siempre han convivido en Madrid.

El último eslabón de la entrevista se abre y pregunto: – Si te digo Gin Tonic… ¿qué me dices? Y me contesta en un tono natural, como el que ha empleado durante toda la entrevista, que en su local hay una variedad de más de 50 ginebras que mezcla de manera personal con los cada vez mayor número de ingredientes con los que se prepara este refrescante coctel, de vuelta al estrellato madrileño. Por si aún no han sentido las ganas de visitar este local, les adelanto que este verano el Gin Tonic de La Fragua trae sorpresa…

La Fragua de Sebín

C/ Divino Pastor, 21.
Metro: Bilbao/Malasaña/San Bernardo. Madrid
91 445 95 97 / info@fraguadesebin.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies