Cuando hay varios propietarios de un inmueble todos tienen derechos y obligaciones, y cada uno participa en su porcentaje. Es decir, que si existen gastos tanto de Comunidad, IBI , derramas, etc, deben de ser asumidos por todos. Igualmente, si hay rentas, éstas deben de repartirse proporcionalmente.

A menudo ocurre que uno de los copropietarios se ha hecho cargo de los gastos indefinidamente, y el resto se ha despreocupado, lo que puede ocasionar diversos problemas.

Si nadie se hiciera cargo de los gastos, el inmueble acabaría sumando deudas, que cualquier acreedor podría cobrárselas respondiendo la propiedad. Y si alguna de las partes copropietarias se ha hecho cargo, tiene que exigirle al resto el pago de las mismas, pudiendo resarcirse de las mismas en el momento de la venta del inmueble previa justificación de las mismas, descontando del precio recibido todo lo abonado con anterioridad.

Lo más indicado en estos casos es que todos participen en gastos y rentas y hagan las liquidaciones al menos anualmente, e incluso con más asiduidad en el caso de importes altos, como por ejemplo por derramas derivadas de una Inspección Técnica del Edificio, de la instalación de un ascensor, o cualquier otro extra.

Recordemos que siempre es mejor llevar nuestras cuentas al día para no encontrarnos luego con sorpresas que en algunos casos no podamos asumir o que nos resulten muy gravosas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies