La edad no está reñida con la experiencia ni el saber hacer, y si no aquí tenemos el ejemplo de esta Arquitecta que con 34 años cuenta ya con una larga historia laboral a sus espaldas, y numerosos proyectos junto a su socia Ana Cabellos García.

Montó un estudio, en la Travesía de Conde Duque, que además era un espacio de coworking, y estuvo unos años dedicándose a presentarse a concursos, haciéndose un hueco en el mundo de la arquitectura. Pero como persona inquieta y constructiva que es, hace cuatro años decidió optimizar el rendimiento del local, y aprovechando que tiene dos plantas, obtuvo una licencia de bar para la planta calle, y conservó el estudio en la primera planta para trabajar en él.

El resultado ha sido un originalísimo café, llamado el Arquibar de la traviesa de Conde Duque (cuyo brunch ilustra estas líneas), que a su vez le sirve de escaparate de su estilo e ideas, que está abierto por las tardes y es agradable y cálido para reunirse con sus clientes.

Amablemente ha accedido a reunirse con nosotros y hemos podido preguntarle sobre su trabajo:

¿Podrías darnos unas pinceladas de tu trayectoria?

He recorrido muchos estudios trabajando como colaboradora y asociada hasta que decidí montar el mío propio. Tanto en aquéllos como en éste hemos conseguido importantes premios y he desarrollado experiencia en muchos campos de la arquitectura, incluida la docencia.

¿Qué tipo de proyectos haces?

El trabajo en mi estudio es muy variopinto, va desde concursos internacionales hasta reformas, proyectos de urbanismo….

¿Cómo consigues saber lo que le gusta al cliente?

Me gusta desarrollar los proyectos de reforma y viviendas de la mano de los clientes, la idea de la “vivienda de sus sueños” es importantísima e intento llevarlo a cabo. Consultamos gustos con referencias, ofrecemos siempre alternativas hasta conocer cuales son sus intereses y a partir de ahí intento desarrollarlo hasta convertirlo en la vivienda que ellos querrían pero a lo mejor nunca hubieran imaginado.

Qué es más fácil, ¿hacer una obra en un edificio nuevo o en uno antiguo como los del centro de Madrid?

Ambos tienen sus pros y sus contras. Las reformas en viviendas antiguas y rehabilitaciones tienen muchas complicaciones en obra y requieren mucha precisión pero por otro lado dejan un sello en la obra del tiempo y los elementos constructivos antiguos que hace que los proyectos resulten muy especiales.

¿Qué ventajas tiene contratar a un arquitecto para reformar una vivienda?

Yo defiendo que al final no solo sale barato si no que te da muchas horas de sueño. Una reforma tiene muchas complicaciones que se pueden convertir en un problema si no cuentas con un técnico para resolverlas. Además (y lejos de la idea tradicional) contar con un técnico que supervise la obra nos evita muchos problemas futuros de los que uno no es consciente cuando no tiene experiencia. Como plus un arquitecto que entienda tus gustos y tenga capacidad estética y creativa puede convertir un proyecto de “varias ideas propias” en una vivienda maravillosa.

 

Los resultados de sus trabajos hablan por sí solos, así que ya sabéis, si vais a acometer una reforma, consultarla, por que os sorprenderá lo fácil que es trabajar con ella. Aquí os dejamos sus datos:

Elisa Fernández Ramos: 915598148-639881644

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies