Quiero vender mi casa y lo que tengo claro es que prefiero que me ayude a venderla un profesional. Me han hablado de que hay inmobiliarias online que cobran mucho menos.

¿Qué hago? Con qué criterio elijo?

En estos últimos años los sectores comerciales han cambiado muchísimo por el avance de la tecnología, y uno de ellos -cómo no- es el sector inmobiliario, lo cual también ha hecho que las nuevas tecnologías hayan hecho salir a la luz las llamadas Agencias Virtuales. ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes?

A un buen Agente tradicional con su oficina abierta al público le conoces personalmente, hablas con él cuando quieres y puedes ir a su oficina cuando lo necesitas. En una Agencia online no: llamas por teléfono, no conoces a la persona que te atiende y ésta puede variar de una vez a otra sin tener un solo interlocutor.

Un buen Agente tradicional tiene experiencia de sobra en márketing, por lo que prepara y organiza un plan para hacer llegar su inmueble a todos los compradores potenciales. Una Agencia online no tiene campaña de márketing, solo publicidad en portales que cualquiera puede usar.

Un buen Agente tradicional conoce el mercado local, utiliza sus habilidades y experiencia para aconsejarte, lo que garantiza que el precio de venta de tu propiedad será fijado con precisión. También visita la propiedad, sabe los metros cuadrados de escritura (y lo comprueba porque los mide), sabe el estado del edificio y sus rehabilitaciones, pondera los testigos según calidades, etc. Una Agencia online se basa en herramientas online que valoran la propiedad sin verla, se guía por los metros cuadrados de catastro -que en la mayoría de los casos no coinciden ni por asomo con la realidad-, desconoce totalmente el estado del edificio, ya que aunque sí se basa en la antigüedad, no se sabe si ha sido rehabilitado y en qué medida. Es decir, una máquina que mediante estadísticas te da una media tan genérica que puede variar de una página a otra en cantidades que supongan hasta una tercera parte del precio del inmueble.

Un buen Agente tradicional tiene compradores interesados en la zona, cuentan con bases de datos actualizados y con clientes que acuden directamente a su oficina,conoce a sus clientes compradores y pone a disposición del cliente todos sus compradores potenciales. Una Agencia online solo tiene clientes que buscan por internet en los anuncios de portales.

Un buen Agente tradicional no solo cuenta con los clientes de internet, sino con los de su cartera, de los que acuden a la oficina etc. También los filtra, de modo que solo se queda con los perfiles de clientes idóneos. Organiza las visitas, acompaña a los clientes que previamente ha identificado, interactúa con ellos. Una Agencia online organiza tus visitas, pero el inmueble lo enseñas tú, sin que nadie previo haya hecho identificarse a esa persona y sin que nadie actúe guiando de una forma experta esa visita.

Un buen Agente tradicional obtiene información de cada visita de los clientes e informa al propietario de todos los detalles del intercambio y cierre de la venta. Negocia con el comprador en pro del vendedor, consigue el cierre de la venta y prepara todos los documentos necesarios para el cierre, redacta los contratos y acompaña al cliente hasta la Notaria, garantizándole que todo se realice con perfecta validez jurídica. Una vez terminada la venta, le da un servicio post venta, liquidándole los impuestos hasta su finalización. Una Agencia online no puede tener información de las visitas porque no esta presente, no puede orientar al cliente de un posible cierre porque no ha captado los detalles de la misma. Todo se lo ha de hacer el propietario, incluido el acuerdo de negociación y cierre, además de los contratos, etc.

Un buen Agente tradicional te cobrará unos honorarios por la gestión, pero solo los cobrara si la operación de venta llega a buen termino y se cierra, y en todo momento y desde el principio sabrás lo que vas a pagar. Mientras tanto tú no habrás pagado NADA, el agente/Agencia se habrá encargado de la valoración, del reportaje fotográfico (de bastante buena calidad, por cierto), de todas las acciones del plan de márketing programadas (que no son gratis), habrá pagado la publicidad y a toda la estructura de su oficina puesta a tu disposición y solo cobra SI LO VENDE.

Una Agencia online cobra por adelantado alrededor de 1.500 € solo por poner la propiedad en circulación en internet, valorarla online y hacer un reportaje fotográfico en muchas ocasiones de dudosa calidad. Si quieres otros servicios los tendrás que pagar aparte (cosa que pocas veces te cuentan) y si finalmente no vendes la casa, pues tú ya has pagado.

Os cuento la experiencia que tuvo un cliente que ahora ha decidido trabajar con nosotros, después de pasar por la experiencia de contratar con una Agencia online:

“Encuentro un anuncio de una de esas inmobiliarias on-line y me parece que es lo que yo busco, que me ayuden a vender mi inmueble y que me cobren poco. Me cuentan que durante la duración de mi contrato solo ellos pueden vender (OSEA ES UNA EXCLUSIVA) Me hacen un reportaje fotográfico y me valoran la vivienda para mi sorpresa en mucho más de lo que yo podría haber imaginado y me dicen que cuentan con otros servicios como levantamiento de plano, acompañamiento a visitas, redacción de contratos etc, pero que esos servicios los he de contratar y pagar a parte, pero que no me preocupe que con el ser vicio básico me lloverán las visitas y por tanto las ofertas”.

Pues bien pasan los meses, y no obtiene ni una visita, aunque ya ha pagado por adelantado, aun así permanece un mes mas y nada. Finalmente decide volver a hablar con nosotros y nos cuenta su caso, detectamos varios errores en la comercialización que han hecho de su vivienda:

  • La vivienda estaba valorada muy por encima de su valor
  • El reportaje fotográfico (que tuvo que pagar aparte) , era pésimo y ni siquiera se habían molestado en recolocar y ordenar la vivienda
  • No le hacen plan de márketing, solo usan los portales de publicidad que todos tenemos contratados
  • Las visitas las tiene que hacer el propietario que ni sabe cómo, ni dispone de tanto tiempo como para estar cuando el cliente comprador lo requiere.
  • Cada vez que quiere informarse de cómo va su venta, le atiende una persona diferente sin que nadie le diga nada alentador, más que tenga paciencia
  • En tres meses (y ha firmado por 6) todavía no ha tenido ni una sola visita.

En fin, no digo que sea ni bueno ni malo, cada uno es libre de elegir el servicio que quiera, pero a mi cliente lo barato le ha salido caro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies