Probablemente uno de los enclaves madrileños más visitados sea el conjunto de la Plaza de Oriente, Palacio Real, Catedral de la Almudena y Teatro Real, junto a los Jardines del Campo del Moro y los Jardines de Sabatini.

La construcción del Palacio Real se inició en 1738 sobre el espacio del antiguo Real Alcázar, y concluyó en el reinado de Fernando VI. Es la residencia oficial del rey, aunque solo se utiliza para ceremonias de Estado, ya que los reyes habitan en el Palacio de la Zarzuela, y es el segundo palacio más grande del mundo, por detrás del Hermitage.

Interiormente está decorado con mármoles españoles, estucos, madera de caoba en puertas y ventanas e importantes obras de arte, en especial las pinturas al fresco de los principales artistas del momento como Giaquinto,Tiepolo o Mengs y sus seguidores españoles Bayeu y Maella, todo muy bien conservado, pudiéndose visitar las mejores estancias, como el salón del trono o la capilla, recién restaurada. Os recomendamos una visita guiada, ya que es la única manera de poder acceder a varias salas y habitaciones , así como a magníficos cuadros, que de otra manera no pueden visitarse.

También conocido como el Palacio de Oriente, probablemente por su ubicación junto a la Plaza del mismo nombre, cuyo impulsor fue Jose I ; peatonalizada en el año 1996, al soterrar la calle Bailén que discurría por la misma dividiendo la plaza en dos espacios, en el centro de la misma se encuentra la primera estatua ecuestre, de Felipe IV, que se sujeta solo por las patas traseras del caballo.

De forma rectangular, alberga también dos hileras de estatuas de 20 reyes españoles, los popularmente llamados reyes Godos.

Y la catedral de Madrid, Santa Maria la Real de la Almudena, construida a lo largo de los siglos XIX y XX, sede episcopal de la archidiócesis de Madrid, cuya fachada principal da al Palacio Real, la fachada del Crucero a la calle Bailén y el acceso a la Cripta por la Cuesta de la Vega.

El Real Monasterio de la Encarnación, con una de sus fachadas menos relevantes, completan el conjunto de ésta magnífica Plaza de Oriente, que se ha convertido ya en uno de los lugares preferidos tanto por los madrileños como por los turistas para pasear, así como para todo tipo de celebraciones y eventos.

Es un lugar único, con mucha historia detrás, que os animamos a que visitéis en cualquier época del año, y en el que podréis además disfrutar de unas magníficas vistas del oeste de la ciudad, de la casa de campo e incluso de la sierra y de unas espectaculares puestas de sol.

Fdo: Maria Itxaso Matas Mínguez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies