Conocer la superficie de tu vivienda no siempre es fácil. Desgraciadamente algunos vendedores inflan los datos sobre el tamaño de su casa para obtener un precio por metro cuadrado más económico y a priori, más atractivo. Es una práctica que se debe evitar porque finalmente todo se descubre.

Ningún comprador hará una operación sin ver la casa así que no intentes “sumar” metros cuadrados a la vivienda si no los tiene porque tarde o temprano el comprador verá la casa.

Lo más lógico al publicar el anuncio de una vivienda es utilizar la superficie que figura en el catastro o el que figura en las escrituras. Sin embargo, existe un problema en las casas antiguas, que a veces no tienen computados todos los metros o se omiten elementos de la vivienda, como las terrazas, patios, altillos…

Las diferencias entre metros útiles y construidos son las siguientes:

Superficie útil: es toda aquella que puedas pisar dentro de la casa. En este concepto entra todo el interior de una vivienda (incluso los armarios). Sin embargo, a no ser que se tenga el plano de la vivienda original es difícil de conocer, por lo que necesitarías la ayuda de un arquitecto para obtenerla o medir muy bien la casa para no llevarte sorpresas

Superficie construida: en esta superficie se incluirán todos los metros cuadrados que estén dentro del perímetro de la vivienda incluidas paredes y la mitad de las medianeras, también los tabiques, galerías, conductos de ventilación e instalaciones.

La superficie construida con comunes, como su propio nombre indica, incluye la parte proporcional de las zonas comunes del edifico sobre cota cero, portales, vestíbulos, escaleras, casetones, etc. Ésta es actualmente entre un 35% y un 45% mayor que la superficie útil. Es la superficie que normalmente refleja el catastro, la que utilizan los tasadores a la hora de valorar un inmueble son los metros de escritura a no ser que haya diferencias obvias.

Cada vivienda tendrá un coeficiente de participación en estos elementos comunes que viene reflejado en el catastro y en las escrituras y que sumada a la superficie construida da la superficie construida con elementos comunes

Lo más difícil y que siempre produce algún problema son las medidas de las terrazas y los patios, por eso lo mejor es indicar claramente la superficie de la vivienda y de la terraza por separado

Las terrazas, porches o balcones que estén cubiertos computan al 50%, Sin embargo, si la terraza está cerrada por tres de sus cuatro paredes, computará al 100% lo cual también puede ser una dificultad a la hora de saber verdaderamente la superficie.

Así que, cuidado! NO HAY QUE:

  • Confundir metros útiles con construidos
  • Incluir toda la superficie de la terraza
  • Que el comprador trate de valorar la vivienda en función de los metros útiles
  • Meter los trasteros y garajes en la superficie
  • Calcular los metros construidos a ojo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies