Cuando alquilamos un inmueble y nos decantamos por un tipo de alquiler u otro, también debemos tener en cuenta a la hora de saber la rentabilidad real en cada caso, qué podemos deducirnos y que no.

Cuando hacemos la declaración de la renta habrá que declarar todos los ingresos obtenidos y compensar con los gastos. En ambos caso podemos deducirnos lo siguiente:

  • Los intereses del préstamo hipotecario si lo estuviéramos pagando
  • Los gastos en los que hayamos incurrido tanto por reparaciones como por mantenimiento de la vivienda
  • Los suministros si es que los pagamos nosotros, como el agua, la luz, el gas, etc.
  • Las tasas e impuestos, como el IBI, tasa de Basuras, la Comunidad de Propietarios, las posibles derramas, etc.
  • El seguro del hogar si lo tenemos contratado
  • Los gastos de gestión u administración del inmueble

Ahora en la declaración de la renta para viviendas de uso habitual, o incluso para períodos largos, como por ejemplo para estudiantes que arriendan para el curso escolar, podemos deducirnos el 60% de los ingresos obtenidos sin tener en cuenta la edad del inquilino, y sin limitaciones por ello, lo que no ocurre en el caso de las viviendas para uso vacacional o de temporada, en los que no está permitido.

Así que cuando hagamos números a final de año hay que tener en cuenta también esto, por que seguramente cambiará y mucho la rentabilidad real que creemos estar percibiendo.

Si tienes dudas consúltanos, te asesoraremos en todo el proceso de alquiler.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies