El otro día recibimos en nuestra Inmobiliaria Apimonteleon una llamada demandando un producto que hasta ahora desconocíamos, querían un piso de alquiler por un tiempo breve para montar una tienda… Nos han demandado muchas cosas y este tipo de requerimiento también lo conocíamos pero hasta ahora nos lo habían pedido para rodar películas… pero tiendas ¿???.

Está claro que la crisis Inmobiliaria está aportando cosas nuevas y diferentes y una de ellas es que se puede alquilar un piso por un mes en cualquier barrio con solera madrileña y montar una tienda pop up, esas que aparecen y desaparecen en poco tiempo sin dejar rastro.

Según Wikipedia, el término pop up denomina a las ventanas que emergen automáticamente (generalmente sin que el usuario lo solicite). A menudo, las ventanas emergentes se utilizan con el objeto de mostrar un aviso publicitario de manera intrusiva. ..”

Pues resulta que hay empresas que se dedican a esto y lo definen así:

“Aprovechar espacios desocupados o móviles para dar un escaparate a la esencia de una marca, crear emociones, impactar y sorprender. En los días o semanas de apertura del pop-up store se brinda una oportunidad única de acercamiento al cliente y visibilidad: no sólo se venden productos sino experiencias y momentos exclusivos.”

Son tiempos difíciles, cada vez se cierran mas tiendas y muchos comerciantes no se pueden permitir los gastos de alquilar un local a largo plazo, pero si un espacio temporal y los propietarios que llevan un tiempo sin alquilar sus pisos o locales prefieren a veces alquilarlo aunque sea por un mes que tenerlo vacío, así todos ganan!!

BCB Market, mercadillo de fin de semana en un palacete de Malasaña

BCB Market, mercadillo de fin de semana en un palacete de Malasaña | Autor: BCB MARKET

Una tienda de ropa en un piso antiguo de la zona de Malasaña, donde cada habitación y cada rincón de la casa tiene su función, una joyería, tartas y galletas, flores, interiorismo, productos vintage, hasta asociaciones de cooperación que apoyan proyectos altruistas, todo se puede vender y mostrar, haciendo que el escaparate sea una casa en vez de un local al uso.

La idea viene siendo más o menos la del tradicional mercadillo, pero siempre nuevo y actualizado porque el escenario siempre es distinto.

Y los que se dedican a esto dicen que lo bueno es que al ser tan cortos se crea cierta expectación y cierta ansiedad en el público y funciona muy bien.

Otra estrategia de marketing al que no seremos nosotros quienes digamos que no, así que Apimonteleon seguirá atendiendo esta nueva demanda con el mismo rigor y profesionalidad que le caracteriza a la vez que aprendemos cosas nuevas de nuestros clientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies