Recientemente nos ha ocurrido lo siguiente: un cliente se interesa por un inmueble, hace una oferta, se acepta por parte de la propiedad, pero éste empieza a dar largas y no llega a formalizarla. Otros clientes siguen visitando el mismo inmueble, que puesto que no se ha reservado sigue libre y en disposición de que otra persona lo compre.

Por fin una persona, que ha visitado el inmueble con un comercial, llama para decir que quiere venir a reservarlo, al rato llama el otro cliente que ha hablado con otro comercial, que también lo quiere y que también va a venir a reservar. Y… ¡ya tenemos el dilema!

¿Se lo guardamos al primero que ha llamado? ¿y si dice que viene mañana o pasado y luego se arrepiente y no lo hace? Esto ocurre a menudo, está más que comprobado.

Para dirimir estas situaciones hemos puesto la norma de que la primera persona que reserve el inmueble será el que se lo quede, independientemente de que nos haya llamado primero o simultáneamente a otra. Pero aún así se crean situaciones desagradables, dado que cuando le dices esto al cliente se siente presionado, y cree que es un argumento para cerrar la venta, cuando no es así.

Lamentablemente, es espíritu de la Ley de Murphy es que todo lo que puede ocurrir, ocurrirá , y eso es precisamente lo que pasa en una gran cantidad de ocasiones, muchas mas de lo que la gente se imagina.

Se nos da la paradoja de que si no dices esto, y otra persona se le adelanta, se enfadará por que no le has avisado, y si le avisas y le cuentas la situación, lo que está ocurriendo, se sentirá presionado y creerá que quieres cerrar la operación a toda costa.

Por favor, pongámonos en la piel del otro, esto OCURRE, muy a menudo, mucho más de lo que creemos, y resulta una situación muy desagradable para todos, pero que tenemos que entender, de nada vale enfadarse, y menos aún con el Agente que te está atendiendo y asesorando, dado que cuando se da ésta situación, que dos o más personas, hasta tres en algunos casos quieren lo mismo a la vez, hay que atenerse a la norma, la cual, aunque parezca poco ortodoxa, es realmente la más sencilla y eficaz.

Recordemos entonces la ley de Murphy, todo lo que puede suceder, SUCEDERÁ, no busquemos culpables, es que la vida es así ¡!!! Yo personalmente siempre les digo a los clientes, que si algo que querían no lo han conseguido es que realmente no era para ellos, y al contrario, si tiene que ser para ti, las cosas saldrán y se solucionarán.

Es sencillo, pero funciona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies