Esta pasada semana, Idealista, uno de los portales de mayor relevancia en España, nos daba el dato de que de media se está tardando 10,5 meses en vender una vivienda, lo que implica que en algunas ciudades puede llegar a alargarse el tiempo hasta el año y medio.

Este dato a los profesionales nos parece una barbaridad, ya que estos plazos tan largos solo deberían darse en inmuebles muy especiales, con poca demanda, y en ciertas zonas.

Y nos preguntamos, ¿qué factores influyen para que esta media sea tan larga?

1.- Aspecto de la vivienda: no importa si el inmueble está para reformar o reformado, ya que al entrar tiene que estar limpio, ordenado e incluso pintado. No olvidemos que la primera impresión es muy importante, y que aunque busquemos un inmueble para reformar, si este está sucio o huele mal, nos costará mucho más decidirnos por él.

2.- Situación registral: lo primero que hará un posible comprador será pedir información al registro de la propiedad del estado de cargas; si hemos tenido hipoteca, aunque esté pagada, deberemos haberla cancelado registralmente, y este trámite no se hace en dos días, requiere hacer la solicitud al banco que nos la concedió en su día y seguir una serie de pasos hasta la inscripción.

3.- Documentación en regla: deberás tener preparado el título de propiedad, y si no lo encuentras o lo has perdido, pedir una copia al Notario o al archivo general, o un certificado al registro de la propiedad; también necesitaremos contar con el certificado de eficiencia Energética, el último IBI, y un Certificado de la Comunidad de Propietarios de estar al corriente en el pago; igualmente estos trámites deben hacerse con un poco de tiempo si no queremos que se nos escape el comprador.

4.- Precio: En muchos caso el vendedor cree que es mejor poner un precio mayor, para ver “qué pasa”, o sea, especular, o por desconocimiento real del mercado, ya que no saben realmente el precio en el que se está vendiendo, que dista mucho de los ofertados. Está demostrado, que el que empieza a vender con un precio mucho mayor al real de venta, quema el inmueble, y se acaba vendiendo por un precio mucho menor que el que debiera haber tenido.

A la vista de esto, nos damos cuenta de que precisamente son aquéllos aspectos en los que un profesional podría ayudarte desde el primer momento si decides acudir a uno.

Así que si no quieres que la venta de tu vivienda se alargue innecesariamente, se queme en el mercado, y acabes vendiendo por un precio menor del que debieras, toma nota de lo que te hemos contado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies