Hoy en día, para comprar una vivienda hay que tener ahorros y garantías de pago, ya pasaron los tiempos en que los Bancos daban créditos hipotecarios al 120%. A pesar de que los precios de las viviendas están subiendo, aun no hemos llegado a los máximos del boom, por lo que aun sigue siendo interesante comprar. A esto se añade que los tipos de interés siguen muy bajos, lo que abarata la financiación.

En principio, para poder comprar una casa has de tener un salario o salarios que cumpla con los ratios de solvencia que los bancos establecen como techo de endeudamiento.

Entre los años 2014 y 2016 las familias debían destinar el 23% de sus ingresos al pago de la hipoteca, entre 2006 y 2007 era necesario un 45,5%. Por eso y en comparación las condiciones actuales teóricamente son muy buenas. Sin embargo, en lo que se refiere a los años necesarios para pagar una hipoteca, estamos más cerca de los años del boom, ya que se han alargado los plazos y estos pasan de los 15 años.

Además, y a pesar de que teóricamente el panorama crediticio ha cambiado y los bancos se volvieron más restrictivos con la financiación, concediendo tan solo hasta un 80% del valor de la vivienda o del valor de tasación, están volviendo “a abrir la mano” y ya empiezan a conceder en algunos casos el 100%. En realidad no es que lo hayan aumentado, es que el valor de las viviendas ha subido y por tanto, guiándose por el valor de tasación, si este es más elevado que el valor de compra de la vivienda se puede llegar al 100% de financiación.

Pero esto no está al alcance de todos, capacidad de ahorro e ingresos estables son condiciones que dejan fuera a muchas personas para acceder a la compra y sobre todo a los jóvenes que son el futuro en el mercado residencial.

Y son ese colectivo los que más sufren las consecuencias y que tienen más precariedad en el empleo, porque si bien se supone que la coyuntura económica ha cambiado y nos encontramos de nuevo en un periodo de crecimiento económico, este ha favorecido la creación de empleo y ha aumentado la capacidad de pago de potenciales compradores. ero es cierto que de alguna manera se ha penalizado a los más jóvenes y menores de 35 años.

Por esto y desde el colectivo profesional, aun si cabe hay que ser mas responsable y asesorar bien y éticamente a aquellos clientes que te consultan. Vender sí, es nuestro negocio, pero no a cualquier precio y a sabiendas de que las personas que confían en ti van a salir perjudicadas. Hay que advertir de la capacidad de endeudamiento con responsabilidad y calcular el riesgo a largo plazo, porque los tipos de interés pueden cambiar y 35 años son muchos años.

Ante la pregunta de cuánto es necesario ahorrar para comprar una vivienda, desde Comprarcasa Apimonteleon, aconsejamos a nuestros clientes con responsabilidad teniendo en cuenta que para evitar sorpresas desagradables recomendamos:

  • Tener ahorrado al menos un 20% del precio de compra de la vivienda.
  • Tener en cuenta que comprar conlleva además, unos gastos añadidos que entre tasa e impuestos pueden llegar al 12% del valor de compra.
  • Y por último que es recomendable que la cuota mensual de la hipoteca no supere el 30 o 35% de los ingresos netos, para así poder pagarla con holgura.

Si quieres conocernos, entra en www.apimonteleon.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies