En los últimos tiempos la venta de la vivienda se ha resentido considerablemente y sus propietarios van experimentando las bajadas de precio, este fenómeno aun se ha producido con más virulencia en la venta de locales.

Vemos todos los días como un sinfín de locales permanecen vacíos, con el Cartel de SE VENDE sin que se produzca movimiento alguno. Esto que en principio parece una desgracia algunos lo están ya convirtiendo en OPORTUNIDAD.

Son muchos los inversores que están interesándose por estos inmuebles, sobre todo asiáticos que están comprando muchos de ellos.

Una opción para muchos de ellos o incluso para los propietarios que no ven la salida a su inmueble es la de CONVERTIR UN LOCAL EN VIVIENDA, bien sea para venderla o para alquilarla o incluso para vivir.

Los locales en general si no están en calles muy principales o concurridas tienen un precio más asequible que una vivienda, pero hay que estar seguro de que sumándole las obras de reforma nos sale rentable y más barato que si compráramos una casa en el mismo lugar. Además hay que asegurarse de que se puede transformar en vivienda, pues no todos tienen esa posibilidad y no todo son ventajas. También hay que tener en cuenta que un local es algo más ruidoso al dar a la calle y al tener bastante fondo puede resultar algo oscuro. El problema fundamental de los locales es que son alargados y que solo tienen entrada de luz por la fachada, quedando las zonas centrales con poca luz.

Sin embrago con un buen arquitecto y buenas ideas se pueden hacer cosas verdaderamente originales y bonitas, como un loft que está muy de moda, de esta forma consigues que la luz de delante y de atrás llegue a todas las zonas incluso a las interiores. Además es más barato porque tiene pocas divisiones y es más fácil acondicionar las instalaciones.

Estos son los trámites para conseguirlo:

1) Hay que examinar los Estatutos de la Comunidad de Propietarios que se pueden conseguir en el Registro de la Propiedad, y averiguar si estos lo permiten o lo prohíben. Si no está prohibido y los Estatutos no dicen nada ni en favor ni en contra los Tribunales en la práctica permiten cambiar el uso del local a vivienda sin más.
2) Hay que tener en cuenta la Normativa urbanística del Ayuntamiento municipal de la ciudad de que se trate, por ello hay que acudir al área de Urbanismo y preguntarlo, no en todos los edificios o Barrios se permite. Dependerá de si la Norma Urbanística tiene o no agotada la densidad de viviendas permitidas en la zona. Si no es asi hay que solicitar el cambio de uso.
3) Hay que cumplir con el Código Técnico de Edificación (CTE), en cuanto a las condiciones de accesibilidad y de salubridad.
Si el local no tiene salida de humos (esto es obligatorio para convertirlo en vivienda), hay que solicitarlo a la Comunidad y pagar los gastos de lo que suponga instalarlo.
4) Por último y una vez terminadas las obras hay que solicitar la Cedula de Habitabilidad o Licencia de Primera Ocupación.

Lo más importante de todo es calcular su rentabilidad, y que sea viable, por lo demás puede quedarte una vivienda de lo mas “chic”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies