¿Ha de acudir el propietario a las citas con sus posibles compradores? Algunos pueden sentirse incómodos ante la presencia del propietario, ya que no se atreverán a tocar las cosas necesarias con la misma libertad, como por ejemplo abrir las ventanas y ver a donde dan, ver la capacidad de los armarios, abrir los grifos para comprobar la presión, etc. Se coartan y no se quedarán satisfechos con la visita.

Otros no se atreven a decir verdaderamente lo que opinan por no ofender al propietario, por lo que este se lleva una idea equivocada de las intenciones reales de compra.

Algunos compradores por el contrario dirán abiertamente lo que opinan, pudiendo ofender al propietario con comentarios como que en qué mal estado está el inmueble, que no les gusta la reforma, que la decoración es horrorosa o que está sucio, desordenado, etc.

Otro tipo de personas halagarán a la propiedad por educación y no revelarán realmente al Agente lo que piensan, no pudiendo este detectar las posibles objeciones y atajarlas debidamente.

Te pueden hacer preguntas incómodas, e incluso intentar negociar el precio directamente a sabiendas de que no es usted un experto negociador ya que el agente tiene experiencia y sabe resolver todo tipo de situaciones.

Por eso te recomendamos que preferentemente no estés en la vivienda cuando el Asesor tenga una visita, y mucho menos que haya animales presentes, ya que muchas personas pueden tener miedo, o simplemente no le gustan.

Deja siempre que el Agente sea el encargado de dirigir y gestionar las visitas, está cualificado para destacar todas las ventajas y virtudes y eso va a repercutir en una mejor gestión de la venta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies