Según el arte de Feng Shui, tener una casa ordenada es fundamental para poder vivir en armonía con nuestro alrededor y poner orden también a nuestra vida en general. Para que nuestra vivienda esté siempre al día, llevando a cabo unos consejos fáciles podremos tenerla.

El mantenimiento y limpieza de los electrodomésticos es fundamental:

Microondas: si cuando lo usamos tapamos los alimentos con una tapa de plástico, nos ahorramos el tener que limpiarlo. Nunca introducir nada metálico en el mismo. Para quitar los olores introducimos un vaso de zumo de limón un minuto.

Horno: si cuando lo utilizamos forramos la bandeja de papel plata, evitaremos que se ensucie y el posterior engorro de limpieza. Para limpiarlo luego de usarlo con un paño humedecido en bicarbonato sódico será suficiente. En cambio si tiene grasa incrustada, hay que encender el horno hasta que tome un poco de temperatura, apagar y aplicar antigrasa o lavavajillas, dejar actuar y aclarar con abundante agua.

Neveras No frost: necesitan de un mantenimiento muy sencillo, que consiste en que hay que descongelarlo aproximadamente cada tres meses para que vuelva a enfriar y estar en condiciones óptimas.

Lavadora: hay que limpiar el filtro cada cierto tiempo e intentar que no se nos cuelen dentro de la ropa objetos metálicos para que no dañen el interior de la misma.

Lavavajillas: limpiar filtros y utilizar productos especiales para el mismo.

Fregadero: para evitar posibles atascos y malos olores, se recomienda no tirar desperdicios por ellos y una vez al mes utilizar un producto de específico y dejarlo actuar toda la noche. También un remedio casero sería levadura de panadero disuelta en agua.

Aire Acondicionado: limpiar los filtros antes de empezar a utilizarlo para evitar malos olores.

Calderas: hacer una revisión al año para ver que todo está correcto

Calefacción: Para ahorrar en calefacción deberíamos purgar los radiadores antes de encenderla sacando el aire de los mismos. Una ventilación de unos 10 minutos es más que suficiente, evitando que el frío provoque la pérdida de calor de muros y paredes, siendo más costoso el calentamiento del interior.

Ahorro de energía eléctrica:

  • Cerrar las puertas de las habitaciones que no se vayan a utilizar.
  • ¿Por qué tener la calefacción alta? Utiliza esos lindos calcetines de lana y esos suéteres de la abuela dentro de tu casa. La lana es uno de los materiales más aislantes y calientes.
  • Si puedes utiliza bombillas de bajo consumo .Estas utilizan solamente una quinta parte de la potencia de la iluminación común (a veces un poco menos).

Vacaciones: Desconectar de la corriente todos los equipos eléctricos si se estará fuera de casa durante un periodo de tiempo considerable.

Y por último, planificar un presupuesto anual que cubra los gastos imprevistos del hogar como los pequeños trabajos de fontanería o de electricidad. Recuerda que solucionar el problema a tiempo será siempre la opción más económica y más beneficiosa para todos.

por Sonia Ruiz Aranda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies