La Cromoterapia o terapia de color es la técnica según la cual  los colores ejercen influencias emocionales en las personas, Influyen en nuestro estado de ánimo, temperamento y emociones. Se le considera una terapia suave, sin efectos secundarios y que no perjudica la salud y puede ser aplicada a cualquier edad. Por lo tanto podemos usarlos de manera consciente y elegir los colores convenientes según el efecto deseado.

UTILIZACIÓN DE LOS COLORES

Rojo. Estimula, fortalece la fuerza de voluntad, impulsa la descarga de adrenalina y facilita la toma de decisiones, es sumamente activo y se cree que estimula el apetito, también se lo asocia con el éxito. Pero sin embargo no es buena idea pintar una estancia entera, es mejor pintar una sola pared y combinarlo por ejemplo con el blanco.

Rosa. Relaja e invita a la tranquilidad, calmante, y mitiga el sentimiento de soledad.

Naranja. Mejora los estados de fatiga, aporta seguridad, vitalidad y potencia una buena autoestima y confianza en uno mismo.

Amarillo. Brinda calidez, mejora la concentración evitando la dispersión mental y eleva la moral, contribuye a transmitir un ambiente positivo y optimista.

Verde. Es el color comodín, que puede aplicarse a cualquier estancia, aporta serenidad, tranquilidad, aplaca la ira y potencia la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

Azul. Reflexivo, calmante, ayuda a la sanación y nos vuelve más generosos y solidarios.

Violeta. T iene fuerza y poder, ayuda a enfrentarse a miedos, ansiedad y fobias. También favorece la concentración en los estudios y tiene un gran poder transmutador, por lo que ayuda a enfrentarnos a los cambios.

El color blanco es muy conocido por su asociación con la pureza, la paz y la armonía. Se puede pintar de blanco cualquier estancia, además tiene el poder de lograr un efecto visual más amplio de cualquier espacio.

Negro. Negación de todos los colores, conectado con conceptos filosóficos e ideales; en positivo significa sensación de control e idealismo; en negativo, pesimismo y reprimido.

cromoterapia

Al igual que una música puede resultarnos relajante o por el contrario nos excita ó anima, lo mismo ocurre con los colores, así que pensar en el efecto que queremos que transmita una estancia podemos combinarlo con el color asociado a esa sensación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies