Existen tres supuestos claros en relación al precio de venta que has fijado, así como unos indicadores que nos revelan si dicho precio es o no el correcto:

1.- Precio demasiado alto.

Un indicador claro de que el precio es alto es el escaso número de visitas, tanto físicas como por Internet, que recibe tu inmueble. Es obvio que un precio excesivamente alto espanta a los compradores que manejan mejor que nadie el precio medio de cada zona y deja tu vivienda fuera del mercado. Esto se traduce en una improductiva y larga presencia en el mercado. Este tiempo infructuoso hace mella también en el cartel de “SE VENDE” que colocaste en tu balcón o en la fachada del portal y que empieza a amarillear. Inevitablemente, la sensación que esto provoca de manera inconsciente en la mente del potencial comprador es, en primer lugar, de dejadez y, en segundo término, de que algo falla: o es muy caro o está hecho un desastre. Por norma (no escrita), un piso que lleva más de seis meses en el mercado sin venderse “está quemado” y va a ir de mal en peor. Solución: ¡necesitas una revisión significativa del precio!

2.- Precio por encima del mercado.

Una vez más, el número de visitas te va a ofrecer un diagnóstico real y en el momento de lo adecuado o inadecuado del precio de tu vivienda. Si el precio está por encima del mercado, probablemente recibas visitas al inmueble (tanto físicas como on line) pero no ofertas. Para que puedas medir la eficacia de las visitas, anota que la media es 1/10, es decir, recibir una oferta por cada 10 visitas. Un precio por encima del mercado significa poca gente interesada, pero sobre todo, pocas posibilidades reales de venta, con la excepción lógica de toda regla de que tu vivienda sea algo realmente especial y no se pueda encontrar nada parecido en el mercado. Solución: ¡necesitas un retoque en el precio, ya que si pasa el tiempo nos iremos quedando desfasados!

3.- Precio adecuado.

Un precio adecuado se traduce en generación de interés, es decir, en peticiones de visitas y, consecuentemente, en ofertas que se materializarán en venta, a veces casi inmediata. Un precio adecuado hace que tu inmueble compita con ventaja en el mercado, que se interesen por ella muchos posibles compradores, que se sientan muy motivados a comprar y, por tanto, que la venta sea rápida. Tu casa se ha vendido de inmediato: ¡Genial! En la mayoría de las ocasiones, los pisos que permanecen mucho tiempo en el mercado se venden mal, tarde y peor que aquellos otros que fijaron un precio adecuado desde el principio y la venta fue ágil.

APImonteleon recomienda siempre que cuando vayas a poner en venta tu vivienda, pidas asesoramiento a un profesional para fijar un precio adecuado. De este modo, la venta será mucho más fácil, rápida y provechosa para ti.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies